jueves, 16 de agosto de 2012

10 pensamientos positivos para cambiar el futuro de tu negocio



Siempre he pensado que gran parte del éxito o fracaso de un negocio pasa por la actitud de sus dirigentes.
La mayoría de emprendedores iniciamos nuestros negocios con una actitud positiva, pero a medida que se van complicando las cosas y el día a día nos sorprende con nuevos retos y problemas, vamos perdiendo ese punto de vista positivo olvidando que: "Los resultados de lo que obtienes en negocios (y en la vida también) son simplemente un subproducto de tus creencias".

Esto es lo que un muy interesante artículo de la revista Inc. nos explica este mes y al leerlo he sentido totalmente reflejada mi vida empresarial.
Los humanos vivimos en un círculo en el cual nuestras creencias y resultados están ligados,
¿cómo funciona este círculo?:

1.- Por un lado tus creencias determinan cómo te sientes frente a casa situación ya que son las que te dirán que significa cada situación.
Por ejemplo, si crees que únicamente los ricos pueden conseguir financiación de los bancos y que los bancos son la única forma normal de conseguir financiación, ¿cómo te sentirás si después de 6 meses de trabajar duro en tu nuevo negocio ves que creces muy rápido y que pronto necesitarás financiación?: las posibilidades de que te sientas frustrado y nervioso ante ese crecimiento rápido inesperado son muy altas.

2.- Tus emociones y actitudes determinarán de qué forma (buena o mala) vas a actuar en una situación determinada.
Volviendo a nuestro ejemplo: Si te sientes frustrado y nervioso ante las posibilidades de crecer rápidamente, cada vez que vayas a ver a nuevo cliente, tu actitud determinará que realmente no estés 100% convencido de conseguir ese nuevo clientes, porque, si creces rápido, tendrás que conseguir financiación y tu creencia es que no te la darán, así que pensarás: mejor no vender mucho los primeros meses y crecer poco a poco.

3.- Tus actuaciones estarán directamente conectadas a tus resultados.
A pesar que haya otra serie de factores en juego, al final, tus actuaciones, o lo que es lo mismo, lo que tú haces, es lo único sobre lo que tienes control directo. Por lo tanto, si no puedes controlar todo lo demás, céntrate en lo que si puedes controlar: tus actuaciones.
En nuestro ejemplo, esta actitud no convencida de conseguir muchos clientes  en los primeros meses hará que no se consigan muchas ventas, porque no actuarás frente a cada visita cómo lo harías si no tuvieses ese miedo de morir de popularidad, de no conseguir la financiación extra que necesitarías si crecieses mucho...

4.- Finalmente, tus actuaciones refuerzan tus creencias, tanto las negativas cómo las positivas.
Y obviamente, en nuestro ejemplo, si no vendes mucho, los gastos terminarán siendo más altos que los ingresos y probablemente necesites pedir financiación externa, que muy raramente un banco te dará porque no demuestras tener suficientes clientes y previsiones de ingresos, esos ingresos con los que de haber trabajado sin miedos muy probablemente hubieses conseguido evitado así pedir financiación o te la hubiesen facilitado conseguirla si hubieses hecho tus labores comerciales pensando en positivo, no en negativo.

¿El resultado? Un círculo, un pez que se muerde la cola...

Creencias ---- Emociones ---- Acciones ---- Resultados ---- Creencias...


Hay miles de creencias negativas que minan nuestros negocios, o mejor dicho, nuestras actitudes y actuaciones en los negocios, seguro que os suenan frases del tipo:

- "me pasaré la vida trabajando en mi negocio de sol a sol para conseguir hacerlo crecer y los beneficios se los terminarán llevando mis herederos"
- "los ricos cada vez son más ricos y los pobres cada vez nos hacemos más pobres"
- "los grandes contratos están vetados a los pequeños empresarios"
- "si los bancos no me dejan dinero, mi negocio está condenado a morir"
...

Igual que estas premisas o pensamientos negativos nos pueden meter en un círculo de negatividad consiguiendo resultados negativos, si partimos de premisas o pensamientos positivos, tenemos grandes posibilidades de conseguir resultados positivos.
Os adjuntamos 10 pensamientos positivos que según Inc. crean emociones positivas, mejores actuaciones empresariales (y en la vida!) y muchos mejores resultados:

1.- Siempre actúo con un propósito
2.- Asumo la responsabilidad de mis resultados
3.- Cada día llegaré más allá de mis límites
4.- No hay que esperar al momento perfecto, es mejor actuar ahora
5.- Yo aprendo más de mis fracasos que de mis éxitos
6.- Me tomo mi trabajo muy en serio, pero no demasiado en serio
7.- Utilizo los rechazos para renovar mi humildad y agudizar mi objetividad
8.- Utilizo el feedback positivo y negativo para mantenerme en mis objetivos
9.- Tengo un cuidado especial sobre lo que pongo en mi cuerpo y mi mente
10.- Busco a otras personas que están también motivadas en mejorar

Estos pensamientos positivos no tienen porque ser necesariamente universales o quizás no los encontréis motivadores en vuestro caso, cada uno debería encontrar los suyos propios, aquellos que les motiven más.
En mi caso tengo uno que aplico cada día: "Disfruta del proceso, no del resultado". Os puedo asegurar que funciona y me hace disfrutar cada día de todo lo que hago! Y si disfrutas con lo que haces...quién puede ponerte límites!?!?
:-)

¿Qué pensamientos positivos que aplicas en tu negocio/vida?




Si te gustó este artículo, quizás también quieras leer:
5 formas de estimular la creatividad y obtener ideas nuevas
11º Paso del método "cómo ser millonario": EL SUBCONSCIENTE

Si deseas recibir otros artículos por email, PINCHA AQUÍ e introduce tu email

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada