miércoles, 16 de diciembre de 2009

10º Paso del método "cómo ser millonario": El misterio de la transmutación del sexo



El amor, el romanticismo y el sexo son emociones capaces de impulsar a los hombres a alcanzar alturas de superlogros. La energía sexual por un lado, si está bien encarrilada, refuerza el entusiasmo, la imaginación creativa, el deseo intenso, la perseverancia y todas las otras cualidades que pueden hacerle rico y feliz. Mientras que el amor es la emoción que sirve como válvula de seguridad, que asegura equilibrio, porte y esfuerzo constructivo.
Cuando la emoción del amor se mezcla con la del sexo, el hombre guiará sus acciones con mayor cordura, equilibrio y razonamiento.

Por eso Napoleo Hill se refiere a la "transmutación" del sexo, cómo "el cambio, de un elemento, o forma de energía, en otro".
Toda persona tiene energía sexual, es innato y natural y es un deseo que no debe ser eliminado.Por lo tanto, la emoción del sexo sólo es una virtud cuando es utilizada con inteligencia y con discriminación. Si es mal empleada, produce el efecto opuesto.

En la sociedad actual solemos focalizarnos en el aspecto físico del sexo, en lugar de su aspecto más importante, el mental. La mente humana responde a estímulos por medio de los cuales puede ser "excitada" para alcanzar elevados grados de vibración (también llamados entusiasmo, imaginación creativa, deseo intenso, etc.). Los estímulos a los que la mente responde con mayor libertad son:

1.- El deseo sexual
2.- Amor
3.- Deseo de fama, poder o dinero
4.- Música
5.- Amistad
6.- La alianza de un "equipo de trabajo"
7.-Autosugestión
8.- Temor
10.- Narcóticos y alcohol

De estos estímulos, ocho son naturales y constructivos y dos de ellos son destructivos. Siendo el sexo y el amor los mayores estimulantes para nuestra mente, los que ponen en funcionamiento su facultad creativa.

Por eso, cuando el hombre encuentra la serenidad en una pareja estable, incluye juicio y equilibrio en su vida. Napoleon Hill considera que "Un inidividuo raras veces inicia un esfuerzo altamente creativo en un campo determinado antes de los 40 años" y  "Los años que median entre los 40 y 50 años suelen ser los más fructíferos para el hombre".

Napoleon Hill termina este importante paso del método focalizando sus consejos en el sexo masculino con unas frases muy interesantes: "ningún hombre es feliz ni está completo sin la influencia modificadora de la mujer correcta. El hombre que no reconozca esta importante verdad, se priva a sí mismo del poder que ha contribuido, más que cualesquiera otras fuerzas combinadas, a ayudar a los de su género a alcanzar el éxito".

En resumen, si quieren hacerse ricos, busquen una pareja estable a quién quieran, sean queridos y con quién puedan tener buen sexo. ¡Sus oportunidades de triunfar en los negocios se multiplicarán exponencialmente!


Si te gustó este artículo, también te pueden interesar:
9º Paso del método "cómo ser millonario": El poder del pensamiento maestro
8º Paso del Método "cómo ser millonario": La perseverancia
7º Paso del Método "cómo ser millonario": La decisión

Si deseas recibir otros artículos por email, PINCHA AQUÍ e introduce tu email

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada