domingo, 7 de junio de 2009

CONSEJO 1 PARA MENTES MILLONARIAS: ASUMIR LA RESPONSABILIDAD


Según explicamos en Los secretos de la mente millonaria (T. harv Eker) , este autor nos explica cómo es posible conseguir una mente millonaria modificando nuestro patrón financiero. Cada uno de nosotros tiene un patrón de pensamiento relacionado con el dinero y ese patrón es el que va a determinar lo que conseguiremos, ya que nuestros planes y acciones son coherentes con nuestros patrones.

Nuestro patrón lo hemos ido creando a medida que hemos aprendido de nuestros padres, familiares, maestros, compañeros y las propias experiencias. Es muy fácil que estemos repitiendo patrones que hemos conocido en nuestra infancia.

Si crees que no estás consiguiendo el éxito que deseas, es muy fácil que no tengas un patrón de éxito y que tengas que cambiar tu modelo de pensamiento para conseguir distintos resultados.

En este post voy a explicar uno de los consejos que T. Harv Eker nos da para convertir nuestra mente en mente millonaria:

ASUMIR LA RESPONSABILIDAD

"La gente con poco o escaso éxito elige jugar el papel de la víctima."
"La gente rica piensa que son ellos los que crean su propia vida"

Cuando las cosas van mal, los poco exitosos optan por la culpa, la queja y/o la justificación. Ellos echan la culpa de lo que les ocurre a la crisis, a la economía, a su jefe, a sus socios, a sus competidores, etc. En resumen, sólo ellos no son culpables de los resultados que están obteniendo en su vida. Esta forma de pensar sólo les convierte en un imán para las desgracias ya que atraerán aquello en lo que centran sus mentes.

Si deciden no echar la culpa a nadie o quejarse, a veces se consuelan diciéndose a sí mismos que el dinero no es importante. Sea o no sea importante, la realidad es que pensando así el dinero no llegará, y en caso de que llegue, desaparecerá igual de rápido que llegó.

Las personas de éxito piensan de una forma realmente distinta. No le dan muchas vueltas a lo que les ha pasado ni quién tiene la culpa, simplemente, analizan qué ha ido mal y tratan de solucionarlo para obtener los resultados que desean. Se miran a sí mismos para ver si se dan cuenta de lo que deben cambiar y si lo encuentran lo cambian.

Aceptan la importancia del dinero en las áreas en las que funciona que por supuesto no son todas, y no les avergüenza que se sepa, ya que el dinero además de darles libertad puede permitirles mejorar el mundo en el que viven.

Aquí tenéis 2 ejercicios para mejorar este patrón:

  1. Cada vez que te des cuenta de que te estás justificando, echando la culpa a otro, quejándote, tócate el cuello y toma conciencia de lo que te está perjudicando ese pensamiento.
  2. Al final del día escribe una cosa que haya ido bien y una cosa que haya ido mal. ¿Cómo has creado cada una de estas situaciones? Si había otras personas implicadas ¿Cuál ha sido tu parte de responsabilidad creando estas situaciones? Este ejercicio te dará información para saber qué cosas estás haciendo bien y cuáles debes empezar a cambiar.

Si te ha gustado este artículo, puedes leer:

  1. LOS SECRETOS DE LA MENTE MILLONARIA (T. HARV EKER)
  2. 1er paso del método "como ser millonario": EL DESEO
  3. 2º paso del método "como ser millonario": LA FE
  4. 3er paso del método "como ser millonario": LA AUTOSUGESTION
  5. 4º paso del método "como ser millonario": EL CONOCIMIENTO ESPECIALIZADO
  6. 5º paso del método "como ser millonario": LA IMAGINACIÓN

Si deseas recibir otros artículos por email, PINCHA AQUÍ e introduce tu email

Síguenos desde Facebook: PINCHA AQUÍ.

4 comentarios:

Silvia dijo...

La actitud es importante, pero también hay variables difícilmente controlables por la persona.

Luz Tanai dijo...

Silvia,

Gracias por tu comentario. Claro que hay cosas que no están bajo nuestro control, pero entonces ¿para qué perder tiempo dedicándoles nuestra atención ?

Carmila dijo...

Hola Silvia!

Muchas gracias por tu comentario, jústamente tu reflexión es algo muy comentado por email entre nuestros lectores y me alegro que te hayas lanzado a escribirlo en el blog.

Efectivamente, hay factores no controlables por uno mismo. Por un lado, tal y cómo indica Luz, es mejor no dedicar todas nuestras energías en obsesionarnos en ellos. Por otro lado, lo que si podemos hacer es controlar nuestras acciones ante ellos.

Por ejemplo, si la empresa para la que estamos trabajando entra en quiebra y decide despedir a todos sus trabajadores, poco podemos hacer para evitarlo, pero si podemos controlar cómo nos enfrentamos nosotros cómo individuo a la situación.

Si nos limitamos a deprimirnos y lamentar la mala suerte que tenemos, poco podremos sacar más que una úlcera de estómago o una depresión. Sin embargo, si nos proponemos tomarnos la situación cómo una oportunidad para buscar un trabajo mejor y seguir formándonos mientras buscamos otro empleo, ¿no sacaremos más resultados positivos de la situación para conseguir solventarla?

Un abrazo,

Anónimo dijo...

bueno nada es facil ni para si mismos, ya nosostros mismos a veces somos nuestro propio impedimento para triunfar muy a pesar del deseo que tengamos, pues intervienen factores siquicos pasados o recientes;pero son los pasados los mas peligrosos ya que son muy dificiles de reconocer y saber que de ahí provienen los problemas de nuestra capacidad de poder tomar decisiones definitivas y certeras.¿cómo eliminarlas?

Búsqueda personalizada