viernes, 8 de mayo de 2009

Al mal tiempo, buena cara




Tan sólo hay que abrir un periódico, encender la TV o escuchar la radio para oír la palabra "crisis".
La tenemos hasta en la sopa, no sólo de forma figurado, sino literalmente: te sirven la sopa del menú de mediodía en el bar de la esquina y también oyes "estamos en crisis".

Desde luego, si la ley de la atracción es cierta, no estamos atrayendo más que problemas económicos de tanto hablar de ellos.

No me mal interpreten queridos lectores, con ello no quiero decir que tengamos que cerrar los ojos y transportarnos a los mundos de Yupi o de Dora la Exploradora, donde todo es de color de rosa y pasarnos el día cantando "Hoy te toca ser feliz" (¿recordáis el Mago de Oz?). Pero, ¿hace falta estar recordándonos constantemente que no llegamos a fin de mes, que nuestros salarios cada día dan más risa, que muchos pequeños empresarios no cobran de sus clientes desde hace mese, etc?

Honestamente, yo ya he decidido apagar la TV cuando se toca el tema de forma tan insistente. ¿Ilusa? Quizás. Aún así, prefiero pensar que, en tiempos malos, hay que sacar coraje y estar alerta para ver cómo surgen nuevas oportunidades, así que prefiero concentrarme en ello que en llorar por los números rojos que hay en el banco o en cómo pagaré el alquiler el próximo mes.

¿Si nos concentramos sólo en lo pobres que somos, cómo vamos a conseguir concentrarnos en encontrar la forma de ser millonario?

La historia económica mundial está llena de ejemplos de personas, empresas, entidades y países que han sabido sacar partido de los malos momentos económicos. La clave principal está en adaptarse a la nueva situación, tener coraje y ser creativos.
Ya sabemos que la flexibilidad es uno de los valores más en alza, tanto para las empresas que buscan candidatos para los escasos puestos de trabajo que se siguen ofertando, cómo para las empresas que quieren sobrevivir en "tiempos revueltos". Si además, añadimos una buena dosis de creatividad, seguramente obtendremos un buen cocktail para salir airosos de los momentos más económicamente complicados.

Cómo muestra un botón: La semana pasada sin ir más lejos, decidí ir a visitar la exposición de Sorolla que tenía lugar en Barcelona. Era una oportunidad única para ver los cuadros que Sorolla pintó para la Hispanic Society de America sin tener que desplazarse a New York.
Me sorprendió gratamente que la exposición fuera gratuita durante los dos meses y medio que estaba en la ciudad. Algo que, no sólo se agradece y fomenta el arte y la cultura, sino que además me parece de una gran genialidad económica por parte de los promotores de la exposición.

Las colas para ver la exposición durante todas estas semanas han sido notables, incluso entre semana, las visitas guiadas estaban llenas con días de antelación. ¿Y qué habrá sacado el museo con todo ello? Honestamente desconozco los números, pero estoy segura que el número de visitas al resto del museo han aumentado considerablemente durante estas semanas, sólo había que ver la cantidad de gente que salía de la exposición y se dirigía a la entrada de la exposición permanente del museo, con aquello del "ya que estamos aquí...". Y cómo podéis suponer, el resto del museo no es gratuito.
Pero la mejor parte llegó al finalizar el recorrido por la exposición de Sorolla. Me quedé boquiabierta cuando vi la gran cantidad de gente comprando libros y láminas en la tienda que, muy hábilmente, instaló el museo de forma provisional al final de la exposición del pintor levantino.
Tengo que reconocer, que pudo más mi interés antropológico por ver el comportamiento de los compradores (defecto profesional de casi toda una vida dedicada al marketing) que los propios libros, pero decidí quedarme allí, observando durante algunos minutos...La caja no paró ni un momento.

Resumiendo, vas a ver una exposición gratuita de gran calidad, aprovechas y entras en el resto del museo (8,50Eur); la exposición es una oportunidad única para ver la visión de España de Sorolla, por lo que paramos en la tienda abierta especialmente para la ocasión y compramos un libro-recuerdo (de 12-20Eur), cómo hace buen día, nos tomamos algo en el bar del museo (2-3Eur) mientras disfrutamos de una vista espectacular de la ciudad y escuchamos a un buen músico que, estratégicamente han colocado en la terraza...¡¡¡¡¡Brillante!!!!

Después de todo, no olvidemos que, en chino, la palabra "crisis" significa también "oportunidad". Así que seguramente, por mal que pinten las cosas, nos vendrá bien a todos aplicar un poquito de filosofía oriental a nuestro día a día.

"Los tiempos duros crean héroes" (Proverbio chino)

Si deseas recibir otros artículos por email, PINCHA AQUÍ e introduce tu email.

Síguenos desde Facebook: PINCHA AQUÍ.

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada